Boletines Fitosanitarios A.T.R.I.A

Inicio » Boletines Fitosanitarios A.T.R.I.A

ENFERMEDADES FÚNGICAS DE MADERA EN VID

Desde siempre han existido en nuestros viñedos plantas adultas que morían lentamente, afectando a uno o dos brazo de la cepa, o rápidamente, afectando a la totalidad d la planta. Tradicionalmente se hablaba de cepas afectadas por yesca o eutipiosis, típicas enfermedades de la madera de la vid. Sin embargo, en los últimos años se está observando una problemática de este tipo, pero en plantas jóvenes (1-5 años), de tal manera, que se dan casos de plantaciones con un porcentaje nada despreciable de plantas que ya no botan o brotan muy mal desde el primer año de plantación. En la actualidad de tiende a abordar conjuntamente la problemática de las plantas adultas y la de las plantas jóvenes, ya que los últimos estudios apuntan hacia una evolución o secuencia en el ataque de los hongos causantes de estos problemas, por lo que la denominación actual del problema es la de “ENFERMEDADES FÚNGICAS DE MADERA EN VIÑA”

PRÁCTICAS CULTURALES .-

Marcar las cepas con síntomas que se observen en verano para su arranque o poda en invierno. .-

Se podarán primero las cepas sanas, dejando para el final las cepas enfermas (con grado de ataque bajo). .-

Desinfectar las herramientas entre cepa y cepa con lejía al 10% durante 1-2 minutos, para no transmitir la enfermedad. .-

Retrasar todo lo que se pueda la poda y relizarla en tiempo seco.No hacerlo en los 4 días siguientes a un día de lluvia. .

Evitar cortes de poda grande, y si es necesario hacerlo, realizarlos lo más vertical posible y recubrirlos con mastic protector con fungicida.

Destruir, en la medida de lo posible, todos los focos infectados y los restos de poda, tanto en cepas muertas como en los brazos atacados.

No dejar restos de poda ni madera afectada sobre el terreno,

Durante la formación y conducción de la viña joven, se recomienda la poda verde, en lugar de la eliminación de sarmientos en invierno, evitando las podas a ras de la madera vieja. .

En nuevas plantaciones utilizar material sano y evitar el estrés o forzado excesivo para la producción prematura durante los primeros años.

MÉTODO QUIRÚRGICOS.

Este método se puede utilizar cuando se detecta el ataque antes de la muerte de la cepa; consiste en hacer un corte vertical y profundo en la cruz de la cepa, introduciendo una piedra para que permanezca abierta y circule el aire por ella. (Estos hongos no viven con aire.)

OLIVAR TUBERCULOSIS ( Pseudomonas savastanoi).

Esta enfermedad es ocasionada por una bacteria que produce principalmente en ramas jóvenes (2 o 3 años) tumores o verrugas, que dificultan el paso de la savia, afectando de forma negativa a la productividad del olivo y en el caso de ramillas o tallos muy afectados se produce la caída de hojas, pudiendo llegar a morir. Para penetrar la bacteria necesita herida, que pueden ser causadas por la recolección, poda, heladas o caída de hojas. Además necesitan que el olivo esté mojado por lluvia o niebla para que se disperse la bacteria. La temperatura óptima para el desarrollo de la enfermedad se establece entre 22-25ºC, aunque pueden producirse infecciones entre 4 y 38ºC. No existen métodos eficaces de control, por este motivo es conveniente establecer una estrategia de control integrada en las parcelas afectadas por lesta enfermedad: .- Se recomienda realizar la poda en tiempo seco para evitar infecciones, eliminaándose las ramas afectadas por tumores o verrugas. Los olivos afectados se podaran los últimos, desinfectando las herramientas de poda después de podar los olivos enfermos. Se recomienda des pues de las heridas de la poda utilizar algún compuesto de cobre.

REPILO ( Clycloconium oleaginum).

Esta enfermedad, que puede provocar la caída de ls hojas, se manifiesta en ellas en forma de manchas circulares en el haz, a veces concéntricas (ojo de gallo). Tienen un diámetro variable entre pocos milímetros hasta un centímetro. Su coloración varía entre marón oscuro, a veces rodeada de un halo verde amarillento y en otoño-inviern tienen un aspecto blanquecino o plateado. Las temperaturas suaves de final de invierno y principio de primavera, unidas a humedad elevada por lluvias o nieblas persistentes que mantienen las hojas mojadas durante largo tiempo, favorecen el desarrollo de esta enfermedad que provoca la caída permatura de las hojas. Las parcelas más susceptibles de esta enfermedad serán aquellas que están mal aireadas, poco podadas y con exceso de nitrógeno. Por tanto se deben evitar copas densas y no abusar de los abonos nitrogenados. Se puede controlar esta enfermedad realizando un tratamiento a finales del invierno utilizando se recomienda un tratamiento con algún tipo de compuesto de cobre este tratamiento para que sea efectivo debe mojarse el olivo en todas direcciones.

BARRENILLO NEGRO ( Hylesinus Oleiperda F.)

Se están observando parcelas de olivar con brotes o conjunto de brotes en los olivos secos; estos síntomas son propio de este tipo de barrenillo. Es muy importante bajar el nivel de ataque sobre todo para las siguientes generaciones.

SE RECOMIENDA:

MEJORAR EL ESTADO VEGETATIVO DEL ARBOL:

• Unas buenas labores.

• Un buen abonado.

• Una buena poda ( Renovando el olivo dejando solo las ramas jóvenes).

• Cortando todos aquellos brotes secos por las partes verdes y quemarlos lo antes posibles, para que las larvas y huevos que se hallan en su interior ahora, no lleguen a convertirse en adulto.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies